Más de cien personas trabajan ya en la restauración de los montes afectados por el incendio del verano

9 de enero de 2023
53 Vistas
Este vídeo pertenece al canal Cambio climático
» Descripción del vídeo

El presidente del Cabildo, Pedro Martín, apunta que “las obras continuarán hasta mediados del próximo año, y que a lo largo de todo este 2023 van a mejorar todo un espacio que en su momento ardió, 2.700 hectáreas, por una zona repoblada y con nueva vitalidad”

El plan de recuperación contempla acciones en los cauces, senderos, pistas y reforestación en los municipios de Los Realejos, San Juan de la Rambla, La Guancha e Icod

El presidente del Cabildo de Tenerife ha visitado las áreas afectadas por el incendio del pasado verano en los municipios de Los Realejos, San Juan de la Rambla, La Guancha e Icod en las que el Cabildo invierte más de 4.441.000 euros, con unos trabajos de urgencia que ya han comenzado para la recuperación de los taludes y actuaciones en los cauces.

“La corporación insular ha puesto en marcha una batería de acciones en las que participan más de 10 empresas locales y en las que trabajan 112 personas efectuando una primera intervención sobre cuarenta hectáreas de las más de 2.700 afectadas por el fuego”, ha indicado Pedro Martín.

“Poco tiempo después del pasado incendio del verano, hemos empezado a trabajar en las labores para recuperar las pistas que conducen a las zonas del incendio, mejorar los cortafuegos y repoblar con nueva vegetación más resistente a los incendios, además de la instalación de barreras dinámicas de protección”, ha indicado el presidente insular, Pedro Martín en una visita reciente a la zona donde las cuadrillas ya están operando.

“Ya podemos comprobar las obras que se están realizando, que continuarán hasta mediados del próximo año, y que a lo largo de todo este 2023 van a mejorar todo un espacio que en su momento ardió, 2.700 hectáreas, por una zona repoblada y con nueva vitalidad”, apuntó el presidente, quien añadió que “algunas de esas zonas son impracticables por los equipos de trabajo debido a la orografía por lo que se pondrán en marcha otros sistemas como la dispersión de semillas a través de drones”.

En este sentido, el presidente junto a la consejera del área de Gestión del Medio Natural y Seguridad, Isabel García, y su equipo técnico y a los concejales del municipio de Los Realejos, Domingo García, Benito Dévora y Miguel Agustín González, recorrieron algunas de las 10 hectáreas, de las 12,85 del sector 4, en las que los equipos de trabajo desarrollan labores de poda y astillado de elementos quemados, generación de fajinadas, limpias y claras y otras actuaciones de selvicultura, con el objetivo de prepararlas para el refuerzo de taludes y acciones contra las escorrentías en el caso de lluvias.

Además de en este sector 4, se está trabajando de forma prioritaria en otros siete, que suman en conjunto una superficie que alcanza las 195 hectáreas.

“El Cabildo ha reaccionado con urgencia al grave problema que generó el incendio una vez fue extinguido”, ha indicado la consejera Isabel García, quien apuntó que “la orografía tan complicada amenazaba con la seguridad de las personas y por ello hemos puesto en marcha una batería de acciones que ya están dando sus frutos, aunque es un trabajo largo y que se extenderá durante varios años, debido a la extensión del monte quemado”

En el aspecto de reforestación, los técnicos explicaron al presidente que debido a la inclinación del terreno de la ladera de Tigaiga la plantación de especies es imposible hacerla de forma manual, por lo que se usarán drones para esparcir semillas de especies propias del Monteverde como torvisco Daphne gnidium, malfurada (Hypericum grandifolium), malpica, (Carlina xeratheroides), algaritofe (Cedronella canariensis), granadillo, (Hypericum canariense), cruzadilla, (Hypericum reflexum), vinagrera (Rume), poleo (Bystropogon canariensisx lunaria), chajorra (Sideritis canariensis) y escobón, (Chamaecytisus proliferus).

Por otro lado, y en el perímetro del incendio, el Cabildo está trabajando en la recuperación de más de 40 kilómetros de tres pistas forestales que, debido al paso de los vehículos de extinción, se vieron afectadas. Para ello se está usando una máquina denominada Stone crusher que usa el propio material de rodamiento de la pista triturando las piedras de hasta 30 cm de diámetro y reutilizándolas para generar un nuevo firme.

El resto de acciones de esta primera intervención contempla la realización de ortofotos y modelos digitales del terreno del área incendiada, renovación y sustitución de la señalética, seguimiento de los ecosistemas, instalación de bebederos y casetas para aves y murciélagos, reparaciones de las infraestructuras hidráulicas o construcción de vallados para exclusión de herbívoros en el Parque Nacional del Teide