El Cabildo recupera terreno agrícola en Las Llanadas con la plantación de 790 árboles y un aula de formación

9 de enero de 2023
608 Vistas
Este vídeo pertenece al canal Sector Primario
» Descripción del vídeo

El presidente insular, Pedro Martín, explica que se trata de “la mayor finca de conservación de frutales de frío de toda Canarias, a la que destinaremos, entre 2022 y 2025, una inversión de 1,1 millones de euros y que pretende servir como banco genético para preservar las variedades únicas y propias de la isla, además de como espacio de formación”

En concreto, este terreno agrícola, de 2,5 hectáreas, reúne más de 100 variedades de manzanos, perales y ciruelos únicos de la islaEl Cabildo de Tenerife ha puesto en funcionamiento la finca de Las Llanadas, en Los Realejos, la mayor finca de conservación de frutales de frío de toda Canarias. Esta actuación ha permitido recuperar 2,5 hectáreas de terreno en desuso a través de la plantación de 790 árboles frutales. Además, se rehabilitará una edificación existente y se creará un módulo para realizar actividades formativas con jóvenes agricultores y agricultoras.

El presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín; el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla; la consejera de Medio Natural y Seguridad, Isabel García; y el director insular de Agricultura y Desarrollo Rural, Cayetano Silva, han visitado este lunes la finca, a la que la Corporación insular destinará, entre 2022 y 2025, una inversión de 1,1 millones de euros y que pretende servir como banco genético para preservar las variedades únicas y propias de la isla, además de como espacio demostrativo, de investigación y formación.

Pedro Martín explicó que “con Las Llanadas Tenerife recupera un terreno agrícola en desuso y reúne más de 100 variedades de manzanos, perales y ciruelos que son exclusivas de la isla”. En este sentido, señaló que “la intención es que las especies más productivas se puedan poner a disposición de los agricultores una vez probadas, evitando que se pierda esta parte de nuestro patrimonio natural”.

El presidente insular explicó, además, que “hemos destinado un total de 643.694 euros al acondicionamiento de la finca, a la instalación de un sistema de riego localizado, al replanteo y plantación de los árboles y a los gastos de mantenimiento hasta 2025”. A ellos se suman “otros 463.992 euros, con los que iniciaremos, ya este año, la rehabilitación del edificio anexo existente para crear, no solo un espacio de almacenaje, sino un aula formativa para seguir favoreciendo la profesionalización de nuestros jóvenes agricultores y agricultoras”.

Por su parte, el consejero insular de Agricultura, Ganadería y Pesca, Javier Parrilla, señala que “esta actuación se enmarca dentro la estrategia que iniciamos al comienzo del mandato para la recuperación de los espacios agrarios de la isla, entre los que también se encuentra la puesta en funcionamiento de la finca Presas del Campo, a la que destinaremos más de medio millón de euros”.

En concreto se han plantado 368 manzanos o patrones para manzano, de 58 variedades recolectadas en Tenerife. De ellas, 33 son variedades únicas de la isla. A ellos se suman 356 perales o patrones para peral, de los cuales 71 son de variedades únicas en la isla; 39 ciruelos o patrones de ciruelos y otros 27 manzanos o perales en los taludes o bordes de parcelas.

Se trata de la mayor finca de conservación de frutales de frío de toda Canarias. En ella, el Centro de Conservación de la Biodiversidad Agrícola de Tenerife (CCBAT) conserva y realiza los estudios de los frutales de pipa.

Para el diseño de las huertas de manzano y peral se realizaron estudios genéticos y morfológicos previos, lo que permitió detectar ejemplares duplicados que no fueron incorporados. “Nuestro objetivo era optimizar los recursos de la plantación, pero al mismo tiempo, impulsar la conservación de la máxima diversidad posible”, explica Javier Parrilla.

La finca, cuyas variedades se han distribuido en función de su cercanía genética, cuenta con otras dos parcelas en zona agrícola: una destinada a la multiplicación de semillas ortodoxas de altos requerimientos en frío y otra para la multiplicación de otros cultivos de reproducción vegetativa, como papas y ajos.